Noticias

Más que un Campeonato de España

19 May , 2019  

Tras el Campeonato de España de Tercera División disputado en Huétor Vega (Granada), los senior disputarán hoy y el próximo fin de semana sus últimos compromisos oficiales de la temporada. Jugarán contra el CW Navarra C una eliminatoria para determinar qué equipo acaba la liga en el quinto y sexto puesto. Las demás categorías del Club también retomarán sus compromisos este fin de semana. En las próximas líneas haremos un pequeño resumen del viaje de la expedición donostiarra a tierras andaluzas.

Los jugadores guipuzcoanos partieron desde Donostia el jueves, día 9 de mayo. Con ganas e ilusión, los de Sergi comenzaban un largo viaje que se les hizo menos duro de lo que pensaban. Entre risas, buen ambiente, alguno que otro estudiando y juegos de cartas, los jugadores intentaban sobrevivir a las interminables diez horas de viaje hasta llegar a la localidad de Monachil, donde se hospedarían durante cuatro días. Junto a ellos, además del entrenador, también viajaron cinco valientes. La expedición donostiarra llegó a su destino a eso de las cuatro de la madrugada. La competición empezaría el viernes, día 10 de mayo, a las 14:00 contra el Sant Adrià barcelonés. La mañana del viernes la tuvieron libre los jugadores, y algunos de ellos la aprovecharon para visitar el pueblo de Monachil. Tras descansar y con la ilusión de debutar en el campeonato, los de Sergi partieron hacia las instalaciones de Inacua de Huétor Vega (Granada). El sorteo de la Real Federación Española de Natación (RFEN) quiso que los nuestros quedaran encuadrados en el Grupo C, junto al conjunto Sant Adrià de Barcelona y al Cuatro Caminos madrileño.

Los absolutos escuchando las instrucciones de Sergi contra el Sant Adrià

El primer partido empezó bien, con un buen juego ofensivo e intensidad defensiva. Los donostiarras estaban dando la cara y practicando su juego contra los barceloneses. Movían el balón en ataque con claridad, intentando lograr el objetivo de meterlo en la boya para provocar una exclusión o marcar un gol. Sabían a lo que tenían que jugar, y con el liderazgo de Daniel Zulaica parecía que los guipuzcoanos no pecaban de nerviosismo a la hora de debutar en el Campeonato de España. A pesar de desprender un buen juego, los donostiarras sólo pudieron marcar un único gol en el primer cuarto (1 – 0), aunque lograron dejar la portería a cero tras buenas actuaciones de Pablo Gracenea y una intensa y solidaria defensa. Parecía que las cosas iban funcionanado en el banquillo del CW Donostia, pero quizás fue la confianza de ir ganando y jugando mejor que el rival lo que supuso un punto de inflexión en la primera jornada del campeonato. El Sant Adrià metió otra marcha a su juego y comenzó a atacar más agresivamente. Un juego que los donostiarras no supieron entenderlo del todo, y comenzaron a sufrir en defensa. Esa defensa no siguió siendo tan solidaria, aparecieron los nervios y las imprecisiones, y fruto de ello fueron los despites defensivos. Pablo siguió haciendo su trabajo, pero la defensa empezaba a tener huecos y espacios que los de Sergi no podían cerrar. El ataque donostiarra también empeoró, y se dejó, incomprensiblemente, de jugar con la boya. Bien los laterales del equipo o bien los extremos convirtiéndose en segundos boyas, quisieron monopolizar el juego ofensivo y no funcionó. De nada sirvió el buen hacer de Ander Iñarra e Iñigo Antin desde la boya, cuando apenas recibieron balones durante este segundo cuarto. El parcial acabó con un contundente 0 – 4 a favor de los catalanes, que daban, y de qué manera, la vuelta al marcador.

Durante el tercer cuarto Sergi apelaba a la intensidad defensiva. Una intensidad que llegó, pero que no fue suficiente para parar la hemorragia que los catalanes habían provocado. Sergi comenzó a rotar más a sus jugadores y gracias a ello la defensa se pudo reestructurar, aunque el Sant Adrià ya había encontrado la manera de romper la defensa guipuzcoana. Subieron dos tantos más a la casilla barcelonesa. Los donostiarras, en cambio, alargaron su sequía goleadora. Ofensivamente el balón ya no circulaba con claridad en el bando guipuzcoano. Con un buen presin en línea del conjunto de Barcelona, todo pase poco preciso era balón perdido para los de Sergi. Cuando se conseguía mover la pelota con algo más de claridad, no llegaba en condiciones a la primera línea y los boyas o segundos boyas no lograban que sus oportunidades se contaran por goles. El partido se les escapó en estos dos cuartos, ya que de ir ganando 1 – 0 pasaron a encajar un parcial de 0 – 6. Durante el último cuarto mejoró el equipo de Sergi. Ya sin nada que perder, jugaron sin presión y sin nervios. Y se notó. El cuarto cuarto también cayó de lado del Sant Adrià (3 – 4), pero los donsotiarras lograron acabar con su mala racha ofensiva. Los capitaneados por Daniel Zulaica marcaron tres goles, pero recibieron cuatro. Aunque el juego en ataque mejoró, no lograron cerrar del todo la defensa y los catalanes supieron aprovechar esa debilidad de los guipuzcoanos. El partido acabó 4 – 10 para el Sant Adrià, y los tres puntos fueron para los barceloneses.

Los jugadores del Club visitando Granada, con la Alhambra en el fondo

La segunda jornada se jugaba el sábado por la mañana, por lo que los donostiarras aprovecharon la tarde del viernes para visitar un poco la ciudad de Granada. Dieron un paseo por la ciudad andaluza y fueron al barrio del Albaicín para subir al mirador de San Nicolás. Desde lo alto del mirador pudieron ver la Alhambra y la ciudad granadina. Tras una buena tarde de desconexión en Granada, los jugadores junto a los padres volvieron al hotel donde se hospedaban. La mañana siguiente, tras desayunar y tener hora y media libre, los de Sergi volvieron a la piscina para enfrentarse a los madrileños del Cuatro Caminos. Los de Madrid ganaron al Sant Adrià 8 – 7 la tarde del viernes, por lo que los donostiarras se esperaban un encuentro parecido al de la primera jornada. Como contra el Sant Adrià, el CW Donostia comenzó bien el partido. La defensa funcionaba. Los de Sergi robaban el balón, estaban intensos e incluso solidarios. A pesar del buen nivel defensivo, no evitaron que el Cuatro Caminos lograra marcar tres goles. Pero los donostiarras no se quedaron atrás y en el ataque mostraban varias opciones. Estaban demostrando que sabían jugar con la boya, con los segundos boyas o incluso que eran capaces de marcar con lanzamientos directos de los laterales. El parimer cuarto fue uno de esos cuartos en los que la grada disfruta. Muchos goles y buen nivel de juego. El primer cuarto, por lo tanto, acabó con empate a tres. El segundo cuarto comenzó de la misma manera que empezó en el encuentro de la primera jornada. Los donsotiarras volvieron a quedarse a cero en la faceta ofensiva, aunque encajaron dos tantos. Los madrileños supieron seguir con su juego, pero los donostiarras no. Volvieron las imprecisiones, esta vez en ataque, que supuso que los de Sergi no lograran crear grandes ocasiones ni lograran marcar goles. La defensa donostiarra, si bien seguía mostrando un nivel parecido al del primer cuarto, no fue capaz de neutralizar las ofensivas madrileñas, y el Cuatro Caminos logró ponerse por delante en el luminoso (5 – 3).

El tercer cuarto tampoco fue muy diferente. El Cuatro Caminos seguía haciendo su juego y los de Sergi intentaban mejorar para que no se les escapara el partido. Lograron batir al portero madrileño en una ocasión, pero volvieron a encajar un total de tres goles. La defensa guipuzcoana empezaba a mostrar dudas, y por mucho que parara Pablo Gracenea, los donostiarras no lograron cerrar la defensa. El eficaz presin en línea del Cuatro Caminos facilitó las pérdidas de balón de los de Sergi, que aprovecharon los madrileños para salir al contraataque y agrandar su ventaja en el marcador. El cuarto cuarto siguió de la misma manera. Los donostiarras marcaron dos goles, pero encajaron cinco. El cuadro madrileño no dejó que los de Sergi se acercaran en el marcador, por lo que metieron una marcha más y dejaron sentenciado el partido. La segunda jornada acabó 13 – 6 para el Cuato Caminos, que acababan la fase de grupos con seis puntos y líderes del grupo. Segundo fue el Sant Adrià, con tres, y último el CW Donostia. Los de Sergi no lograron ningún punto y quedaron últimos de grupo. Este último puesto suponía que los donostiarras lucharían por el 9º – 12º puesto. Los donostiarras terminaron la fase de grupos con dos derrotas, diez goles a favor y veintitrés en contra.

A las cinco de la tarde, el conjunto guipuzcoano tenía su primera eliminatora contra el CW Castellae de Burgos. Si ganaban el partido lucharían por el 9º – 10º puesto, y si perdían, jugarían por el 11º – 12º puesto. Los burgaleses, que juegan en la Segunda División Masculina de Liga Euskal Herria, no fueron capaces de hacer un juego que amenazara la defensa donostiarra. Los de Sergi aprovecharon su superioridad y a base de contraataques, jugadas rápidas, juego con la boya y lanzamientos exteriores lograron un abultado resultado. Los burgaleses no pudieron plantar cara al CW Donostia y no lograron marcar ningún gol durante todo el partido. El partido acabó 20 – 0 para los donostiarras, con parciales de 8 – 0, 3 – 0, 4 – 0 y 5 – 0. Sergi aprovechó este partido para dar más minutos a los menos habituales y así dar algo más de descanso a los Daniel y Javier Zulaica, Jon Ander Villaverde, Iñaki Fernández de Gorostiza e Iñigo Mate. Los guipuzcoanos lograron así ganar un partido que desde el primer minuto lo tenían bajo control. El domingo lucharían por el 9º – 10º puesto contra el ganador del CW Murcia – CD Fortuna.

Nuestros jugadores antes de entrar al estadio

Pero antes de estar pensando en el partido del domingo, los donostiarras no pensaban en otra cosa que en la final de la Copa de la Reina de fútbol. Casualidades de la vida, el Campeonato de España de Tercera División de waterpolo se celebró en la misma provincia en la que la los conjuntos femeninos de la Real Sociedad y el Atlético de Madrid disputarían la final de la Copa de la Reina. Los nuestros consiguieron entradas para ver la final y se sumaron a la marea txuri-urdin que se desplazó hasta Granada. Tras el partido contra el Cuatro Caminos, y después de comer, los de Sergi se desplazaron hasta los aledaños del Estadio Nuevo Los Cármenes del Granada Club de Fútbol para ver la gran final. Fueron partícipes del buen ambiente que hubo en la zona realista antes del encuentro, y media hora antes de la final empezaron a entrar al estadio. Con la ilusión de ver a la Real en una final y por lo tanto en la lucha por conseguir un título, no lo conseguían desde 1987, los waterpolistas donostiarras sentían la emoción y la excitación de poder ver y ser testigos de la ocasión de la que gozaban las txuri-urdin. La final comenzó con un minuto de silencio al recién fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba que algunos de los aficionados no respetaron. Gritos a favor de Aitor Zabaleta por un lado y saludos y simbología fascista por el otro, demostraron que lo que se jugaba en esa final de Granada era algo más que un título deportivo. Al dicho partido acudieron personalidades como la Reina de España, Letizia Ortiz, el Presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, o el alcalde de Donostia y el Consejero de Cultura y Deporte del Gobierno Vasco, Eneko Goia y Bingen Zupiria, respectivamente.

Los nuestros vivieron un partido emocionante y bonito, que empezó con el dominio de las jugadoras del Atlético de Madrid. Demostraron que son un equipo que sabe tratar el balón. Las atléticas elaboraban con paciencia e inteligencia sus jugadas, rompiendo las líneas realistas. El asedio atlético logró sus frutos en el minuto 16 de juego, con una gran jugada de las madrileñas que acabó con el gol de Esther González. Tras tocar a primer toque, y tratando bien el balón, el Atlético de Madrid consiguió entrar al área txuri-urdin por la banda derecha del campo y tras un centro raso el balón llegó hasta la 9 rojiblanca que no tuvo piedad con Mariasun Quiñones. El partido se ponía cuesta arriba para la Real, pero la suerte cayó de su lado y lograron empatar dos minutos más tarde. En el minuto 18, la Real logró llegar hasta el área atlética, pero fue un tiro lejano el que supuso el empate a uno. La delantera mexicana Kiana Palacios decidió dar por finalizada la jugada disparando a portería rival con un tiro raso. Parecía que ese lanzamiento no supondría ningún peligro para Laura Gallardo, guardameta atlética. Pero la fortuna, que estaba del lado donostiarra, hizo que a la portera se le escapara el balón entre sus piernas. El inesperado gol, por lo tanto, supuso el empate a uno en el luminoso. Durante los siguientes minutos del partido el juego se igualó, aunque el Atlético de Madrid era quien conseguía retener más tiempo la pelota; eso sí, sin crear peligro. Fruto del error y de los nervios, Gallardo cometió alguna que otra imprecisión que dio alas a las Real, aunque no fueron capaces de lograr la remontada en los primeros 45 minutos. El descanso llegó al Nuevo Los Cármenes con todo por decidirse.

La expedición donostiarra momentos antes de empezar la final, en el estadio Nuevo Los Cármenes

La segunda parte seguía teniendo un color más rojiblanco que txuri-urdin. Las atéticas dominaban en el juego estático, pero era la Real la que daba emoción a la final. Con contraataques y algún que otro uno contra uno, el Atlético de Madrid veía cómo la Real empezaba a crecerse. El dominio rojiblanco no se tradujo en jugadas de peligro para las vascas, y en el minuto 61 de partido, Nahikari García, quién sino, tras una gran jugada colectiva puso el 1 – 2 en el marcador en Granada. Un pase bombeado milimétrico desde fuera del área de Kiana Palacios a la cabeza de Leire Baños rompió la defensa atlética. Baños, en vez de tirar a portería y pecar de egoísmo, se la dejó en bandeja a Nahikari García para que ésta, con una gran volea, batiera a Laura Gallardo. La locura se apoderó de la grada realista y las jugadoras de la Real lo celebraron con su afición. Tras la remontada, tocaba cerrarse atrás y defender el resultado. Cuando el Atlético de Madrid más atacaba y más peligro creaba apareció la gran figura de Mariasun Quiñones. La portera realista decidió que la Copa de la Reina sería para ellas. Dicho y hecho. Las paradas más que meriotorias de la joven guardameta y la gran defensa de la Real fueron inespugnables para la artillería rojiblanca. Las atléticas no paraban de atacar y asediar la portería txuri-urdin, pero la increíble estirada con la pierna primero y el manotazo al balón de Mariasun segundo, que tras tocar en el poste parecía que se metería en su propia portería, volvían a tranquilizar a la afición realista. Las donostiarras tuvieron contraataques en los que pudieron haber cerrado el partido, pero la defensa atlético respondió con un buen nivel, y esas ocasiones se esfumaron sin crear demasiado peligro. A falta de 7 – 8 minutos para el final del partido los waterpolistas donostiarras bajaron a la grada más baja para animar a las jugadoras. El pitido final de la colegiada inundó de alegría, emoción, excitación y jolgorio la grada blanquiazul. La grada txuri-urdin lo celebró por todo lo alto con sus jugadoras, y se escucharon gritos como “Nahikari balón de oro” o “Granada entzun, Reala txapeldun”.

Después de celebrarlo con toda la afición y las jugadoras realistas, nuestros jugadores se reencontraron con Sergi y los cinco padres que viajaron con ellos para volver a su hotel. La fiesta continúo por las calles de Granada, aunque los nuestros tuvieron que retirarse para poder descansar para el último partido del Campeonato de España de Tercera División.

El domingo, ya con la resaca futbolera de la noche anterior, el rival a batir era el CD Fortuna. Los de Miguel Ángel habían ganado el sábado 10 – 9 al CW Murcia, por lo que las eliminatorias por el 11º – 12º y 9º – 10º puestos quedaban de la siguinete manera: CW Castellae – CW Murcia y CW Donostia – CD Fortuna, respectivamente. Un derbi donostiarra cerraría la participación de nuestros jugadores en el Campeonato de España. Los nuestros comenzaron el partido con intensidad tanto en ataque como en defensa. Intentaron cerrar de la mejor manera la defensa, sin dejar hueco alguno para que el Fortuna no lograra marcar. En ataque además de mover el balón, buscaban la manera de batir al portero, ya que durante el primer cuarto lo paró todo (0 – 1). El segundo, tercer y cuarto cuarto fueron parecidos. El juego dejó de ser vistoso y se empezó a caldear el ambiente. Ambas escuadras, quizás quemadas por ser rivales de la misma ciudad y jugar por tercera vez en lo que vamos de temporada, lo dieron todo para llevarse el partido. Al igual que en la final de la Copa de la Reina, en el derbi de Huétor Vega se jugaba más que un partido de waterpolo. Los cuartos acabaron 2 – 3, 2 – 2 y 3 – 2. El resultado final, por lo tanto, fue de 7 – 8 para el CD Fortuna. Un partido feo, con demasiado en juego en territorio neutral, cerró la participación de los de Sergi en el Campeonato de España de Tercera División. De 12 equipos participantes el CW Donostia quedó en décimo lugar. Nada mal para ser la primera vez que el equipo senior del Club participaba en un Campeonato de España. Además de la experiencia de participar en el campeonato, los jugadores donostiarras aprovecharon su estancia en Monachil para poder visitar un poco la ciudad de Granada y para poder disfrutar la victoria de la Real Sociedad en la final de la Copa de la Reina.

Los nuestros, tras una buena comida en el hotel, se subieron al autobús y se pusieron de camino a Donostia. El viaje de vuelta, ésta vez, sí que se les hizo algo menos ameno. Algunos lograron dormir, otros en cambio, poco pudieron descansar. Hacia las cuatro y media de la madrugada del lunes llegaron a la capital guipuzcoana, y cada uno con sus cosas y recuerdos, se marchó a su casa, para poder así, descansar de todo lo vivido durante esos magníficos cuatro días en Granada.

Por último, queremos aprovechar estas últimas líneas para agradecer a la Hospedería Los Cahorros su trato hacia nuestros jugadores y aficionados, por todo lo bien que se han portado con todos nosotros. Una pequeña familia andaluza que ha sabido recibir, y de qué manera, a otra pequeña familia donostiarra. Desde aquí queremos darles las gracias por lo bien que nos han tratado durante nuestra corta estancia en su hotel. Han sido, sin duda, parte de los gratos recuerdos y experiencias que nos llevamos de Granada y su gente. Eskerrik asko!


Comments are closed.