Noticias

La unión hace la fuerza

23 Dic , 2018  

El equipo senior vuelve a encajar una nueva derrota, pero esta vez, ante el líder e imbatible Claret Askartza B. Tras este partido, los absolutos terminan la primera vuelta de la temporada con un sabor agridulce. Los juveniles, sin embargo, además de perder el derbi frente al CN EASO por un abultado resultado, ni siquiera las sensaciones ni el juego dieron esperanzas para tener una excusa positiva con la que coger las vacaciones navideñas.

El primer partido que se jugó en la tarde de ayer fue el del derbi donostiarra, en el que los jugadores de Sergi recibían a las 15:45 al CN EASO en la piscina Paco Yoldi. Era la sexta jornada de la Liga Euskal Herria Juvenil Masculina de la Fase 1, y los locales tenían la oportunidad de recortar distancias a su rival y poder reengancharse a la parte alta de la clasificación. Pero las cosas no salieron como Sergi quería, y el partido acabó con un abultado 4 – 19 a favor del CN EASO. Aunque durante la mayor parte del transcurso del partido los visitantes fueron superiores, los chicos de Sergi, tirando más de garra y corazón que de cabeza, no pudieron parar la eficacia ofensiva rival. Aunque el portero local, Imanol Arruabarrena, recibió casi una veintena de tantos en contra, tuvo intervenciones meritorias, sobre todo durante el primer cuarto del encuentro. El portero oiartzuarra, que apenas lleva cuatro meses como portero, fue uno de los protagonistas del combinado dirigido por Sergi Pérez. Un primer cuarto inspirado y concentrado, le valió para llevarse el reconocimiento de la grada y de sus propios compañeros. Mientras Imanol se dedicaba a parar los lanzamientos rivales, Jon Ander Villaverde y Julen Pazos fueron quienes llevaron la batuta del equipo juvenil, aunque sin mucha fortuna. Tres goles marcados por el número cuatro y otro por el doce fueron los cuatro goles donostiarras. Los demás jugadores, intentando aportar soluciones a las diferentes situaciones del partido, no pudieron desbloquear la defensa rival. Aunque mientras tanto, la defensa de los de Sergi hacía aguas. No se consiguió cerrar en ningún momento la defensa y tampoco se pudieron controlar los contraataques del CN EASO. Esta ineficacia defensiva propició los casi veinte goles en contra. Por lo que una mala defensa y un ataque nada eficaz allanaron el camino a los visitantes, que con esta victoria, alejan todavía más a los pupilos de Sergi de las primeras posiciones de la clasificación.

Después, a las 17:15 en el Paco Yoldi, los absolutos recibieron al Claret Askartza B para decir adiós a la primera vuelta de la temporada. La novena jornada de la Primera División Masculina de la Liga Euskal Herria trajo la confirmación de la notable mejoría del club donostiarra, tras una primera parte de la temporada algo negativa e irregular. El club vizcaíno, que a priori no se esperaba encontrarse con un partido complicado tras los malos resultados cosechados por los guipuzcoanos, tuvo que lidiar con el resurgir del equipo local. El partido acabó 6 – 7 a favor de los vizcaínos, y lxs asitentes al encuentro pudieron disfrutar de un buen partido de waterpolo. A diferencia del resto de las jornadas, los hombres de Sergi entraron concentrados y con intensidad al partido, lo que supuso que el primer cuarto acabara con empate a cero. Una defensa bien cerrada y solidaria hizo que el Askartza tuviese que trabajar mucho y bien cada posesión para poder materializar sus jugadas. Durante todo el partido el luminoso presagiaba que el partido se decidiría en los últimos insantes, puesto que parecía que el choque entre ambos conjuntos se decidiría por algún error mínimo. Ante la ausencia de uno de los boyas locales, el zurdo Ander Iñarra entraba en ocasiones a dicha posición para dar descanso al único boya puro de la plantilla, Iñigo Antín. El cuerpo y la fuerza bruta del zurdo supuso, en momentos, una vía de escape para los locales en situaciones de bloqueo ofensivo, puesto que con Iñarra en la boya o en la segunda boya, el conjunto local sacaba situaciones ventajosas y peligrosas para la defensa visitante. Daniel Zulaica por la banda de los diestros e Iñaki Fernández de Gorostiza y Asier De Santos por la de los zurdos, llevaron gran parte del peso del ataque de los locales. Sin llegar a precipitarse demasiado, los tres jugadores del combinado guipuzcoano supieron abrir la defensa rival e intentaron aprovechar, con la ayuda de los demás compañeros, las ocasiones ofensivas que iban creando, a pesar de que el ataque no fue el punto fuerte de los hombres de Sergi.

Los dirigidos por el técnico catalán centraron más sus fuerzas en la defensa. Atentos, intensos, concentrados y generosos, los jugadores locales pudieron parar a un equipo que antes de jugar esta novena jornada de liga promediaba 12’5 goles a favor por partido. Con una defensa férrea y segura, los donostiarras pudieron disfrutar de un partido que puso contra las cuerdas a los líderes de la tabla de clasificación. Los jugadores de Unai Casas, entrenador visitante, se llevaron finalmente los tres puntos a Vizcaya, manteniéndose en lo más alto de la clasificación. Cierran, así, su primera vuelta con ocho victorias y un sólo empate, que se traduce en 25 puntos. Los locales, en cambio, tan sólo han conseguido seis puntos de dos partidos ganados y siete derrotas, que les lleva a quedarse en la octava posición, sólo un punto por encima del puesto de play-off por la permanencia y a cuatro del descenso directo. A pesar de esta incómoda situación clasificatoria, los hombres de Sergi confirmaron su mejoría en el juego y en la actitud del equipo, que por una vez en varios meses, lucharon como un equipo, todos unidos, desde el jugador número uno hasta el entrenador. Tras un inicio de temporada algo malo, el conjunto donostiarra aprovechó esta semana pasada para conjurarse entre todos y tomárselo como punto de inflexión, para ir en línea ascendente.

Antes del partido, el entrenador local apelaba a la intensidad y a la concenetración de sus jugadores, poniendo el foco del juego en su defensa. Las cosas salieron bien, aunque no pudieron ganar, y al final del encuentro además de tener el reconocimiento de su técnico, los jugadores locales fueron ovacionados por sus afionadxs. Las lágrimas del portero donostiarra Pablo Gracenea resumían la impotencia y emoción que se vivió durante el partido. El joven portero volvió a hacer de las suyas y su gran trabajo fue reconocido por todos sus compañeros al final del partido. Con paradas meritorias y para el recuerdo de lxs asitentes, Pablo volvió a demostrar que el trabajo y el sacrificio tienen su fruto. Con un buen partido realizado por todos los integrantes del equipo local, los absolutos dan por finalizada la primera parte de la temporada, que con una notable mejoría del juego, invitan al optimismo.

El Club Waterpolo Donostia anima a sus juveniles a que no se vengan abajo y les incita a que sigan entrenando cada vez mejor para que poco a poco vayan mejorando. El Club quiere felicitar, especialmente, a sus absolutos, que tras varias jornadas negativas parece que están consiguiendo remontar la situación. Después de luchar como un equipo y de trabajar por el beneficio colectivo, se les agradece la entrega y dedicación del partido frente al Askartza, y tras las vaciones navideñas, se espera que sigan confirmando que el Club Waterpolo Donostia ha vuelto a un gran nivel, y que lo ha hecho para quedarse.


Comments are closed.