Noticias

Otro ritmo

23 May , 2018  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Vuelta Play-off 5º/6º: CW Navarra (13) – CW Donostia (5)

5 – 1 | 2 – 2 | 2 – 2 | 4 – 0

Javier Zulaica, Asier de Santos (1), Iñigo Mate (1), Ander Villaverde (1), Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez, Asier Zabaleta, Xabier Aranzábal, Xabier González, Iñigo Antin (1), Erik Pérez.

Superioridades: 1/4
Inferioridades: 1/1
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El domingo pasado, el equipo sénior masculino disputó ante el combinado de CW Navarra la vuelta de la segunda eliminatoria de los play-off de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. En un encuentro donde no comenzamos bien, nuestros chicos sufrieron una dura derrota. Al igual que sucediera en el encuentro de ida, el poco acierto en los lanzamiento durante los primeros compases del duelo, unido al alto ritmo impuesto por los locales, fue clave para el devenir del mismo. Los pamploneses, con un ritmo mucho más alto que el nuestro establecieron un rotundo 5 – 1 en el primer tiempo que ponía la contienda muy difícil. Ambos equipos plateamos una zona en “M”, pero fueron ellos los que supieron atacarla con mayor efectividad. Sinceramente, no creemos que se jugara mal, se crearon ocasiones y no hubo excesivos desajustes defensivos, pero no culminar en gol las oportunidades que generamos nos produjo un problema doble. En primer lugar, el obvio. No meter goles. Sin duda, los navarros son un rival muy correoso al que siempre cuesta anotar, pero nos quedamos con la sensación de poder hacer más. En segundo lugar, sufrir con asiduidad transiciones defensivas en inferioridad que nos obligaban a un sobresfuerzo (que pagaríamos en el último periodo). Por suerte, en el segundo y tercer cuarto las fuerzas se igualaron. Más precisos en ataque, estiramos las posesiones y casi siempre terminamos en lanzamiento, equilibramos la balanza. Este hecho nos ayudó en también en defensa, puesto que las transiciones defensivas solían ser en igualdad, obligando a los locales a atacar en posicional. Lo hemos dicho en más de una ocasión, nuestros chicos nunca bajan los brazos (2 – 2 y 2 – 2). Sin embargo, las fuerzas dan hasta donde dan, y en el último parcial ya no nos quedaba gasolina. En cambio, los navarros seguían con las revoluciones a tope. Algo de esperar dado que ellos tienen aún por delante citas importantes y para nosotros era el último compromiso oficial de la temporada. Resultado, parcial de 4 – 0 para poner el definitivo 13 – 5 en el luminoso, mismo resultado que en el choque de ida. En resumen, partido correcto pero que puso en relieve, una vez más, algo que ya sabemos. La condición física es la base para desarrollar un waterpolo de nivel. La segunda, que la fuerza de bloque siempre supera las individualidades. Es decir, entrenar, entrenar y volver a entrenar. Ya lo dijo Michael Jordan: “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos.” Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir trabajando duro día a día para mejorar.


Comments are closed.