Noticias

Estoicos

22 May , 2018  

Liga Euskal Herria Infantil Mixta

Fase II Jornada 10: CW Donostia (6) – Leioa WLB (10)

1 – 1 | 0 – 0 | 2 – 2 | 1 – 1 | 1 – 3 | 1 – 3

Pablo Gracenea (2), Koldo Sanchez (2), Alejandro Alejos, Marcos Zulaica (2), Miren Sánchez, Oihan Cid, Bruno Humada (1), Xiker Gabirondo (1).

Superioridades: 1/2
Inferioridades: 2/3
Penaltis a favor: 1/1
Penaltis en contra: 0/0

El sábado pasado, el equipo infantil mixto disputó la décima jornada de la segunda fase de la competición ligera. Si bien el partido debía haberse disputado el sábado 9 de junio, hubo que modificar la fecha debido a que las Piscinas Paco Yoldi permanecerán cerradas los dos primeros fines de semana de junio por sendas competiciones de natación. Además, los vizcaínos querían que su viaje coincidiera con las jornadas femeninas que tenían pendientes en Irún. En un partido tremendamente igualado hasta el quinto parcial, peleamos hasta la extenuación, hasta que las fuerzas nos abandonaron. El duelo fue la contraposición de dos estilos. Los visitantes, prácticos en su proceder (transiciones ofensivas simples y búsqueda de lanzamiento desde cinco metros mediante el uno por uno con balón). Nosotros, transiciones en bloque y estáticos grupales donde se busca generar superioridad sin la pelota. Como siempre, iniciamos tímidos en ataque pero seguros en defensa. Robamos balones, bloqueamos tiros, interceptamos pases. Bastante, bastante bien. Pero nos costaba mucho golpear en ataque. Tuvimos ocasiones, pero la falta de convicción a la hora de lanzar, nos restó mucha efectividad. Nos bloquea el miedo a fallar. No pasa nada por fallar. Si no logramos el gol, defenderemos. Si volvemos a errar, volveremos a defender. En un deporte con posesión, siempre hay que finalizar; aunque se crea que no se va a tener éxito. Porque la otra opción es aún peor; quedarse con el balón en la mano y esperar a que suene la bocina. Nuestro rival, viendo las dudas y sabiendo de nuestra fatiga acumulada, exageró su planteamiento hasta el extremo, dejando totalmente libre de marca a alguno de nuestros jugadores y doblando la defensa de boya (un bocata con todas las letras) cuando atacábamos en estático (durante la transición nos hacían presión alta). A partir de ahí, como era de esperar, entre el cansancio, nuestra falta de convicción en el lanzamiento y que en una categoría de formación las soluciones prácticas siempre dan mejor resultado que las propuestas más complejas; la distancia en el electrónico fue aumentando. Quizás deberíamos hacer como el resto y dedicarnos a explotar nuestras ventajas (que las tenemos y grandes). No obstante, desde el cuerpo técnico siempre defenderemos el trabajo a medio y largo plazo en categorías. El crecimiento del grupo por encima del individual, y el crecimiento individual con visión de futuro. Está claro que hemos mejorando, pero siempre se puede hacer un poquito más. Porque nosotros podemos darlo. A seguir trabajando duro día a día. Enhorabuena por el esfuerzo.


Comments are closed.