Noticias

Deporte de Base

15 May , 2018  

Liga Euskal Herria Infantil Mixta

Fase II Jornada 7: Lauro Ikastola (12) – CW Donostia (4)

3 – 2 | 1 – 2 | 1 – 0 | 4 – 0 | 1 – 0 | 2 – 0

Pablo Gracenea, Koldo Sanchez (3), Alejandro Alejos, Miren Sánchez, Eider de Santos, Bruno Humada, Xiker Gabirondo (1).

Superioridades: 1/1
Inferioridades: 1/3
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El pasado domingo, el equipo infantil mixto disputó la séptima jornada de la segunda fase de la competición ligera. Si bien el partido debía haberse disputado en otra fecha, amablemente, nuestros amigos se ofrecieron a cambiarlo de fin de semana para que coincidiera con el desplazamiento cadete. Por si no fuera poco, jugaron los tres primeros tiempos con un jugador menos ya que nosotros sólo disponíamos de seis efectivos (el séptimo se incorporó al terminar una competición en otra disciplina deportiva). Por eso, lo primero, dar las gracias a Lauro Ikastola y, especialmente, a su entrenador Inazio Alzola por el detalle. Gestos como este, demuestran que todavía queda gente que entiende que lo importante en edad escolar es formar a los deportistas, no ganar partidos. Trabajo de futuro. En cuanto al partido, se puede dividir en dos partes. La primera, durante los tres primeros sextos, donde se jugó seis contra seis (cinco jugadores de campo por equipo). Sin duda, estuvimos muy cómodos. En ataque supimos aprovechar el espacio y disponernos con inteligencia (3/2), jugando con los extremos para conectar con la boya o lanzamientos exteriores cuando la ayuda tardaba en regresar con su par. En defensa, bien en el estático (nos ayudamos mucho) pero algo despistados en las transiciones (tenemos la costumbre de quedarnos mirando mientras un compañero lanza en vez de empezar a replegar). Los locales, tiraron de pegada y de contragolpes ya que estaban algo desubicados con sólo cinco jugadores de campo. Los parciales denotan la igualdad máxima que se vivió hasta el cambio de campo (3 – 2 | 1 – 2 | 1 – 0). En la segunda mitad, ya con siete en el agua, la fatiga nos asfixió y terminamos desfondados. Los vizcaínos habían ido rotando en los tres primeros tiempos y se notó. Además, curiosamente, después de haber jugado francamente bien con cinco jugadores de campo, cuando volvimos a seis, nos costó encontrar de nuevo las sinergias. En definitiva, desde el cuerpo técnico estamos muy orgullosos por la entrega y sacrificio de los siete valientes. Además de aguantar físicamente un ritmo alto de partido, se jugó bien a waterpolo. A seguir trabajando duro día a día. Enhorabuena por el esfuerzo.


Comments are closed.