Noticias

Agridulce

24 Mar , 2018  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 20: Leioa WLB (9) – CW Donostia (9)

3 – 4 | 3 – 1 | 1 – 3 | 0 – 2

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), Iñigo Mate (3), Javier Zulaica, Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez, Aitor Zabaleta (1), Ander Iñarra (1), Xabier González (1), Julen Pazos, Iñaki Fdez. de Gorostiza (1), Asier Zabaleta.

Superioridades: 3/3
Inferioridades: 1/6
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

Ayer viernes, el equipo sénior masculino disputó ante el combinado de Leioa WLB la vigésima jornada de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. En un encuentro de alto voltaje, ambas escuadras peleaban por eludir la última plaza de descenso directo, nuestros chicos sumaron otro punto más. Sin duda, prueba de madurez. Con una piscina llena para animar a los locales, necesitaban los tres puntos para seguir con opciones en las dos últimas jornadas, pudimos ver un choque bonito, cargado de tensión y emoción. Empezamos bien el primer cuarto, mandando e imponiendo nuestro criterio. Abrimos la lata y siempre estuvimos uno o dos goles por encima. Sólo nuestra falta de contundencia en la defensa de boya nos privó de acabar más ventaja en el luminoso (3 – 4). En el segundo cuarto, los locales apretaron. Les iba la vida en ello. Redoblaron sus esfuerzos en defensa, nos costó generar situaciones de lanzamiento claras, y se aplicaron a fondo en ataque. Resultado, parcial de 3 – 1 que le daba la vuelta al marcador (6 – 5). Pero el “hombre del mazo” no perdona, y los vizcaínos pagaron el sobresfuerzo en la tercera parte. Visiblemente fatigados, empezaron a descuadrarse en defensa, tanto en las transiciones defensivas como en el juego posicional, hecho que aprovechamos para sacar la metralleta. En menos de lo que cuesta abrir y cerrar los ojos, para ser exactos dos minutos y medio, perforamos en cuatro ocasiones su meta. Si a esa eficacia le unimos una defensa asfixiante, tenemos la tormenta perfecta (6 – 9). Sólo pudieron pararnos con un tiempo muerto y otro gol de posición de boya / doble-boya, que dejó el electrónico una diferencia de dos tantos (7 – 9). En el último periodo, como era de esperar, los leizotarras pusieron las pocas fuerzas que les quedaban sobre la mesa y buscaron la épica. Y casi lo consiguen, porque empataron a falta de un minuto y tuvieron los últimos treinta segundos del partido con superioridad numérica y balón en posesión. Pero defendimos con aptitud y actitud y recuperamos la pelota con diez segundos por jugar. Sinceramente, siempre desde nuestro punto de vista, no habría sido justo. Viendo como se había desarrollado la última parte del partido, decidimos no intentar lanzar y retener el esférico. Quizás habrá gente que piense que es una actitud cobarde, pero en ciertas ocasiones hay que saber leer el juego y ver hasta dónde puede uno llegar. Desde luego, un punto sabe a poco. Nos deja un regusto agridulce porque pudimos finiquitar el duelo en el tercer tiempo y lograr otra victoria. Pero lo cierto es que no lo hicimos y nos tocó “guardar la ropa” al final. Una lástima. Nos merecemos más. Pero como se suele decir, que uno se merezca algo no significa que lo vaya a conseguir. Quedan dos partidos y, para bien o para mal, todavía quedan cosas en juego. Hemos evitado el descenso directo (tres plazas es una exageración y juegas la temporada entera con la soga al cuello), pero todavía podemos jugar la promoción de descenso. También podemos escalar posiciones. En resumen, en cada partido los rivales van a ir con todo. Que nadie se lleve a equívocos, nadie va a regalar nada. Pero nosotros hemos trabajado duro día a día, fin de semana a fin de semana. Acabemos lo que hemos empezado. Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir duro día a día.


Comments are closed.