Noticias

Alto voltaje

21 Mar , 2018  

Liga Euskal Herria Juvenil Masculina

Fase II Jornada 6: Askartza Claret (12) – CW Donostia (6)

2 – 2 | 4 – 1 | 3 – 2 | 3 – 1

Oier Mujika, Asier de Santos (1), Iñigo Mate (3), Jon A. Villaverde, Erik Pérez, Eneko Vega, Asier Zabaleta, Ander Iñarra (1), Julen Espila, Julen Pazos, Jokin Soroa, Aitor Zaldua (1), Imanol Arruabarrena.

Superioridades: 2/7
Inferioridades: 2/4
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El pasado domingo, el equipo juvenil masculino inició la segunda vuelta de la fase final de la Liga Euskal Herria de la categoría. En lo que era la sexta jornada, nuestros chicos cayeron derrotados ante la escuadra de Askartza Claret, que si bien no dominó el juego como para conseguir un resultado tan abultado, fue muchísimo más práctica y efectiva. En un partido irregular de ambos conjuntos, nuestra poca pegada nos pasó factura. Comenzamos muy concentrados. Éramos plenamente conscientes de cuales eran nuestros puntos débiles y cómo los iba a atacar nuestro rival. Circulamos con cautela el balón en el ataque posicional y replegamos con orden durante las transiciones defensivas. Fruto de ello conseguimos un parcial de 0 – 2 gracias a dos muy trabajadas superioridades numéricas. Por desgracia, como se suele decir: “poco dura la alegría en casa del pobre”. Todo el buen hacer defensivo se esfumó en dos acciones puntuales. Para nuestra decepción, vimos como los locales establecían el empate en el último minuto del cuarto (2 – 2). El último de ellos, a falta de un segundo. En el segundo periodo, los vizcaínos apretaron mucho. Parece que se dieron cuenta que no les iba a valer una actuación presencial y elevaron el nivel de intensidad al máximo. Debido a ello, nuestra eficiencia disminuyó, tanto ofensiva como defensivamente. Sólo logramos un gol a favor y encajamos cuatro (el último de ellos a falta de ocho segundos). Si bien el partido todavía estaba vivo, era obvio que si el nivel de intensidad se mantenía en esas cotas, sacar algo positivo iba a ser prácticamente imposible. Un paréntesis en el resumen. Jamás diremos (ni hemos dicho nunca) que los árbitros te hagan perder partidos o ganarlos. Lo que sí que tenemos claro es que 11 expulsiones totales en un partido juvenil son muy pocas. Máxime cuando el partido fue de alto voltaje. Que el contacto está permitido, desde luego. Que cuanto más contacto, menos velocidad y, por tanto, menos vistosidad, creemos que nadie lo niega. Hay la reflexión. Fin del paréntesis. A partir del cambio de campo, los locales jugaron con inteligencia, intentando administrar su ventaja. Más que buscar sus aciertos, que también (tuvieron muchos) querían provocar nuestros fallos (y lo consiguieron muchas veces). Poco a poco, fueron aumentando la ventaja hasta dejar un marcador final de 12 – 6. En conclusión, el ritmo de juego que podemos soportar marca mucho nuestras opciones. Si el partido se desarrolla en intensidades altas (idas y vueltas) tendemos a sufrir y nuestro potencial se disipa. ¿Solución? Seguir entrenado duro día a día para conformar un bloque sólido y sin fisuras. Todos para uno y uno para todos (ayudémonos). Desde el cuerpo técnico valoramos positivamente el partido, ya que pudimos ver como se luchaba de tú a tú con uno de los favoritos para los puestos de honor. Enhorabuena por el esfuerzo.


Comments are closed.