Noticias

Expediente X

7 Mar , 2018  

Liga Euskal Herria Cadete Masculina

Fase II Jornada 1: CD Larraina (7) – CW Donostia Mixto (7)

0 – 1 | 0 – 0 | 4 – 3 | 3 – 3

Pablo Gracenea, Koldo Sanchez (1), Eneko Vega, Julia Fernández, Marcos Zulaica (1), Asier Arostegi, Julen Sanchez, Alejandro Alejos, Aitor Zaldua, Bruno Humada, Xiker Gabirondo.

Superioridades: 3/6
Inferioridades: 0/3
Penaltis a favor: 0/1
Penaltis en contra: 0/0

El pasado domingo, el equipo cadete mixto disputó ante el combinado de CD Larraina la primera jornada de la segunda fase de la Liga Euskal Herria de la categoría. Buen partido en cuanto a juego, bastante más ordenados y organizados que en anteriores citas, pero donde nos faltó eficacia en el lanzamiento. En las dos primeras partes, dómino casi completo de nuestros chicos. Buena defensa, los locales apenas inquietaban y un ataque bastante correcto (bien posicionados y con las ideas claras). Por desgracia nuestra poca capacidad de pegada hizo que sólo pudiéramos sumar un tanto al marcador (0 – 1 y 0 – 0). Con el cambio de campo, nos desperezamos ofensivamente, pero también, no se sabe muy bien por qué, nos relajamos mucho en defensa. Consecuencia, más goles; muchos más goles. Parcial de 4 – 3 para un global de 4 – 4. En este punto y con un cuarto por jugar, los navarros se vieron dentro (en el anterior encuentro siempre mantuvimos las distancias) y apretaron. Nosotros, algo desconcertados por no atinar con la portería rival, entramos en una espiral de nervios que nos hizo perder los buenos modos de la primera mitad. Aún así, el control era nuestro. Dominamos siempre. De hecho, tanto este último periodo como en todo el choque, de haber estado más acertados en los lanzamientos, podríamos habernos despegado en el marcador en cualquier momento. Pero no fue así. Fallamos mucho y llegamos empatados a falta de un minuto. Con la campana sonando, logramos un gol que nos ponía uno arriba. En la siguiente posesión, defendimos bien y recuperamos el esférico. Dadas las circunstancias, el entrenador rival no tenía tiempo muerto y sólo quedaba 34 segundos de posesión, el partido estaba prácticamente sentenciado. Pero para nuestra sorpresa, no fue así. Como era de esperar, nuestro cuerpo técnico usó su tiempo muerto para organizar a los jugadores y extender la posesión sin incurrir en “pérdida de tiempo” hasta el final de la misma. Éstos, diligentes, cumplieron. Cuando estaba a punto de finalizar, lanzamos el balón a medio campo y sonó la bocina de los treinta. Un jugador local cogió el balón y en los tres segundos que quedaban intentó avanzar con él hacia la portería. Evidentemente, no le dio tiempo y finalizó el partido sin que ni siquiera pudiera lanzar. Salimos del agua (ambos equipos) y cuando vamos a saludarnos, la pareja arbitral, ante las quejas del entrenador local (está en pleno derecho de reclamar lo que considere oportuno) nos dice que faltan tres segundos por jugar alegando que las auxiliares de mesa no han detenido el cronómetro en el cambio de posesión y que, por tanto, a los navarros les quedan tres segundos. Nos metemos otra vez al agua, previa charla del entrenador rival con sus jugadores y colocación de todos ellos en nuestro campo (cuando al finalizar el partido la mitad de ellos estaba en dos metros de su campo), y, como era de esperar, lanzamiento y gol que, por supuesto, los árbitros dan como bueno (no mencionaremos la falta en ataque del lanzador ni que hundió el balón para que no se lo quitaran). Empate a siete. Poco más que añadir. Más surrealista no podía haber sido. En fin. Más allá del resultado, unas veces se gana y otras se pierde, parece que hemos encontrado nuestra senda. Poco a poco, somos más dinámicos, intentando llevar la iniciativa y siendo parte activa del juego. Presionamos más en defensa, ayudamos a los compañeros en ataque ofreciendo salida al balón, estamos más atentos en las transiciones defensivas. En definitiva, en clara mejoría. Además, se está notando el trabajo duro de las sesiones de seco y natación. Ya podemos seguir el ritmo de un partido e, incluso, agobiar al rival (si éste es de nuestro nivel competitivo). Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir.


Comments are closed.