Noticias

Tácticas fabianas

5 Mar , 2018  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 17: CW Donostia (7)CW 9802 (7)

3 – 0 | 0 – 2 | 1 – 2 | 3 – 3

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), Iñigo Mate (2), Javier Zulaica (1), Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez, Aitor Zabaleta, Ander Iñarra, Xabier González, Íñigo Antín, Iñaki Fdez. de Gorostiza, Ander Villaverde, Asier Zabaleta.

Superioridades: 2/5
Inferioridades: 4/8
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 1/1

El pasado sábado, el equipo sénior masculino disputó ante el combinado de CW 9802 la decimoséptima jornada de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. En un encuentro que dominamos durante sus tres primeros tiempos, nuestros chicos sumaron un punto más gracias a su fe inquebrantable. El partido comenzó francamente bien para nuestros intereses. Salimos muy concentrados y tremendamente activos. Con un juego dinámico pero organizado, no dimos opción alguna a los visitantes, que asistieron estupefactos a nuestro recital. Aunque trataron de cortar la sangría con un tiempo muerto a mitad de cuarto, de nada les sirvió. Cuando el reloj llegó a cero, el electrónico reflejaba un claro y contundente 3 – 0 a nuestro favor. Muy sólidos en defensa, no recibimos apenas peligro, e incisivos en ataque. Por desgracia, todo cambió a partir del segundo periodo. Los navarros, curtidos en mil y una batallas, sacaron todo su arsenal de “tácticas fabianas” y lograron dos cosas. Por un lado, el favor de los árbitros (tres expulsiones a favor y un penalti). Por otro, desestabilizarnos. Que un equipo que va tercero en la tabla celebre cada gol como si fuera el decisivo de una competición europea ante el octavo clasificado da una idea del repaso que se habían llevado en la primera parte. Sin duda, orgullo herido. No es para menos. Por historial, son uno de los conjuntos con más galones (o el que más) de toda la liga en la última década. Sin embargo, sólo fueron capaces de engancharse y darle la vuelta al luminoso mediante cuatro superioridades numéricas y un penalti. Por nuestra parte, pudimos matar y no lo hicimos. Iniciamos bien el segundo cuarto, con varias transiciones ofensivas en superioridad pero pecamos, si se puede sacar algún error, de exceso de cautela. No lo vimos claro y preferimos jugar el ataque estático. Buena decisión siempre, la precipitación nunca es buena compañera de viaje, pero al perder algo de efectividad en el juego posicional terminó por pasarnos factura (los pamploneses son verdaderamente buenos planteando defensas cerradas y tremendamente intrincadas).  En resumen, como se suele decir, el que perdona lo paga y la experiencia siempre es un grado. Ya nos sucedió algo similar la jornada pasada ante CDN Bidasoa XXI. Al igual que en aquella ocasión, iniciamos la contienda dominando, aturdiendo al rival pero sin llegar a noquearlo. Pasan los minutos, éste se despereza y nos termina sacudiendo a base de bien. En esta ocasión, literalmente, nos fuimos a la lona. A falta de dos minutos y medio para el final, perdíamos por tres goles (4 – 7). Pero a diferencia de otras temporadas, en esta campaña estamos peleando hasta el último aliento cada partido, cada jugada, para sacar siempre algo positivo. Dos goles en 45 segundos nos volvieron a meter por completo en el partido. Tanto, que los navarros pidieron tiempo muerto para frenar nuestro despliegue. De poco sirvió, ya que, a los treinta segundos, empatamos el choque. En un minuto y veintidós segundos pusimos las tablas en el luminoso. Artillería pesada. Para añadir una pizca más de épica, a falta de un minuto recibimos una expulsión en contra. La defendemos y posesión con tiempo muerto a falta de cinco segundos. Intentamos un movimiento pero hay muchas manos (ahora nada) y terminamos lanzando desde cinco metros algo forzados. La pelota lame la base del palo y se va fuera. Otra vez ese sabor agridulce en la boca. Quizás nos estamos exigiendo demasiado. O quizás podríamos dar más. Lo único seguro es que nuestro esfuerzo diario nos permite sumar otra vez para seguir vivos en nuestra particular lucha. Pero que nadie se lleve a equívocos, esto no para y nadie va a regalar nada. Tenemos que seguir trabajando concienzudamente para seguir sumando. A partid de ahora, entramos en la zona caliente de la temporada. Todo el mundo atento que las probabilidades de quemarse crecen. Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir duro día a día.


Comments are closed.