Noticias

CONTRA VIENTO Y MAREA

17 Ene , 2018  

Copa Euskal Herria Sénior Masculina

Cuartos de final: CD Bilbao (7) [11] – CW Donostia (7) [10]
1 – 0 | 2 – 1 | 2 – 3 | 2 – 3

Antxon Gracenea, Asier Zabaleta, Iñigo Mate (3), Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (2), Nahuel Gutiérrez, Aitor Zabaleta, Ander Iñarra, Xabier González, Iñigo Antin, Iñaki Fdez. de Gorostiza, Jon A. Villaverde.

Superioridades: 3/6
Inferioridades: 1/2
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El pasado domingo, el equipo sénior masculino viajó a Pamplona para medirse al combinado de CW 9802 y jugar los cuartos de final de la Copa Euskal Herria. Si lugar a dudas, duelo vibrante y tremendamente emocionante que se decidió en los penaltis al terminar el tiempo reglamentario en tablas. A diferencia de la contienda liguera, los navarros salieron mucho más concentrados y conscientes de que iban a necesitar todo su potencial, que lo tienen, para llevarse la eliminatoria. Eran los favoritos y lo demostraron en los primeros compases del duelo. Correctos en defensa, no nos dejaban conectar con la boya ni realizar buenos lanzamientos exteriores, maduraron a fuego lento sus ataques. Son un equipo experimentado que saca mucho provecho al juego posicional estático pero que sufre en partidos de ida y vuelta. Por ello, no extraña que el primer cuarto terminara con un exiguo 1 – 0 en el luminoso. En el segundo periodo, más de lo mismo. Nosotros bien en defensa pero imprecisos en ataque. Se notaba que eran los primeros cuartos de final que disputábamos como club. La mano no temblaba a la hora de lanzar, pero tampoco estaba igual de acertada que en otras ocasiones. Ellos, intentando ralentizar el juego y disputar el choque en las porterías (2 – 1). Con el cambio de campo, la dinámica del partido cambió. La fatiga empezaba a asomar sus garras y los pamploneses comenzaron a ir justos de gasolina. Nosotros, algo más enteros, aprovechamos este hecho para abrir la veda de caza. Con más espacios y un poco más de tiempo para decidir el lanzamiento o el último pase, iniciamos la remontada. Al acabar el tercer tiempo, estábamos sólo a un gol gracias a un parcial de 2 – 3. Y la sensación de que teníamos más que dar. En el último asalto, a pesar de encajar en los primeros minutos y vernos dos por detrás (6 – 4), no dejamos de pelear. Con dos goles en un minuto, pusimos el empate en el marcador (6 – 6) a falta de 1.40 para la conclusión. De ahí al final, una superioridad para cada equipo, un gol para cada equipo (7 – 7). En la tanda de penaltis, esta vez la suerte nos fue esquiva. No obstante, desde el cuerpo técnico estamos muy contentos con el grupo por el gran partido que jugaron. Más allá de estar a punto de entrar en la Final Four, habría sido todo un hito, nos quedamos con los pequeños detalles. No bajamos los brazos cuando nos vimos por detrás en el marcador. No entramos en el barro cuando el juego se puso tenso (ciertas actitudes se podrían haber evitado). 100% de efectividad en las superioridades numéricas del tercer y cuarto tiempo. Esos detallas son los que nos hacen ser optimistas de cara a una complicada segunda vuelta. El trabajo es palpable. El esfuerzo diario se deja ver. No decaigamos ahora. Queda lo más difícil. ¡Ánimo!


Comments are closed.