Noticias

Trento 2017: Palio dell´Oca

1 Jul , 2017  

Tras el intento del pasado año donde nuestro equipo se quedó en la puerta de embarque del aeropuerto camino de Trento por una inoportuna huelga de controladores aéreos, este año el club de waterpolo Donostia estuvo presente dejando el pabellón en un meritorio puesto.

La fiesta del Palio dell`Oca es una competición por equipos donde se realizan diferentes pruebas de habilidad durante un descenso por el rio Adige con una barca de troncos construida artesanalmente.

Este año, acudían en representación de club, Iñaki de Santos, Genar Villaverde, Ramil Khasiyev, Iñaki Fernandez de Gorostiza Xabier Gonzalez y Luis Mª Sánchez, un grupo compuesto por jugadores, padres y directiva.

Aunque no regresaron con la victoria, el buen ambiente y satisfacción del deber cumplido mereció la pena, esta es la crónica del viaje.

Viernes 23 de junio.

La mañana empezaba mal. El padre del presidente de club, Iñaki de Santos, acaba de ser ingresado de urgencia e Iñaki decidía quedarse en tierra con la familia y el resto del equipo apenado partía hacia el aeropuerto de Hondarribia.

Parecía que el viaje se torcía ya que eran necesarios 6 participantes para la realización de las pruebas. Llegada puntual a Madrid y enlace dirección Venecia. A las 14:00 aterrizábamos en Venecia donde ya nos esperaban nuestros amigos de la organización de Trento.  Francesco, nuestro hombre de enlace con la organización nos trasladó hasta la villa de Trento a más de 200 km de Venecia. Nuestro primer contacto con Italia.

trento

Tras instalarnos en el albergue y repartirnos las habitaciones dejando la suite para el más mayor del equipo a las 18:00 estábamos listos para conocer Trento, sus gentes y su fiesta.

Trento es una población próxima a los Dolomitas y cuenta con una población cercana a los 200.000 hab. Durante la última semana de junio celebran las fiestas en honor a Vigilio, un santo católico local. Trento está hermanada con Donostia desde 1988.

El equipo probo la pizza y la buena cerveza local, acostándose pronto tras el largo camino desde Donosti y con agobiante calor existente.

barca 1

Sábado 24 de junio

El sábado empezaban las actividades pero teníamos la mañana para hacer turismo. Visitamos la parte histórica de la ciudad, sus jardines y zonas de paseo y subimos al teleférico de la ciudad para observarla en toda su grandeza. Lógicamente nos acercamos a ver el rio Adige quedando sorprendidos por el caudal y su velocidad.

Tras una comida y una pequeña siesta, nos trasladamos a la zona reservada para el montaje de las barcas. Una gran explanada donde 60 equipos se afanaban en atar troncos, palos, banderas y otros artilugios pensando en la rápida bajada del día siguiente. Con el apoyo de gente local y con la destreza que caracteriza a los vascos terminamos la barca en tiempo y forma para la competición.

De vuelta al albergue, una ducha y a conocer la noche mágica de las fiestas Vigilianas de Trento. El sábado era el día grande de las fiestas. Conciertos, música en la calle, gente, buen ambiente, pizzas, cerveza, bailes y risas para mitigar los nervios del equipo.

Domingo 25 de junio

Cambio de tiempo, tormentas, frio, lluvia, granizo, de madrugada se acababa la ola de calor y dejo paso a una gran tormenta montañera que descargo una importante cantidad de agua en la región.

Con el pensamiento casi puesto en la cancelación del evento, acudimos a la charla organizada por la dirección del evento para hablar de la seguridad y del comportamiento durante la bajada. Aquí ya nos aseguraban que el evento se realizaría sin problemas, el tiempo mejoraba y los niveles de rio eran seguros.

Nos probamos los trajes típicos del evento, en esta ocasión y como no podía ser nuestros colores eran el azul y el blanco. Trajes para todos, salvavidas e identificaciones.

A las 17:00 salimos para el lugar del embarque donde nos esperaba nuestra embarcación con el nº 50. La organización funcionaba como un reloj, equipos, seguridad, bomberos, equipamiento y transporte. A las 18:00 comenzaron a salir los primeros equipos totalmente uniformados y aprendimos a ver las formas que tenían los locales de ejecutar las pruebas. Los nervios estaban a flor de piel…los equipos salían y poco a poco llegaba nuestro turno.

19:13:30 Hora de salida. Todos preparados. El timón a cargo de Ramil. Delante Xabi e Iñaki y detrás Genar y Luis. Salimos bien, remamos con fuerza y nos dejamos llevar por la corriente.

Conseguimos completar la primera prueba, que consistía en pasar por el medio de unas puertas tipo piragüismo, sin problemas y a golpe de timón de Ramil. Nos acercamos a la segunda y la pasamos con éxito, consistiendo en colocar un aro de 20 cm en una especie de ancla colgada de un puente a 2 mt del nivel de agua.

Se acercaba una de las pruebas más difíciles, el embarque, donde contando con el apoyo de un concursante de otro equipo, conseguimos embarcar con algún que otro contratiempo por la cuerda. Xabi, bajo rápido y toco la campana para volver a la competición, pero… en el transcurso de esta prueba perdimos el aro necesario para la siguiente prueba, la oca y nos vimos obligados a pasar de largo acumulando la correspondiente penalización.

Forzamos el ritmo, remamos con fuerza camino de la siguiente prueba, encestar un pato de goma en una canasta situada en medio del rio a unos 2 mt de altura. Estábamos bien enfilados pero en el último momento nos escoramos y el lanzamiento no fue bueno. Pasamos de largo acumulando una nueva penalización. Nos quedada la última prueba, tocar una campaña situada en medio del rio.

Tras el último esfuerzo, nos quedamos a diez escasos centímetros de alcanzarla, el esfuerzo y el desconocimiento de las pruebas nos había dejado un mal sabor de boca. Lo intentamos y no era complicado, pero los pequeños fallos nos alejaban de los ganadores.

Al final conseguimos el quinto mejor tiempo de 60 equipos que no está mal, pero las penalizaciones nos situaron en la mitad de la tabla.

Tras el esfuerzo, una buena cena, una última visita a las calles de Trento y sus gentes y retirada al albergue.

Lunes 26 de junio

Día de regreso. Recogimos las maletas y salimos de vuelta hacia las 11:00 de la mañana desde Trento. Día de risas, de recordar detalles y buenos momentos y de soltar la adrenalina del momento. A las 20:00 estábamos de vuelta en Donosti y de regreso a la realidad.

Ha sido un viaje inolvidable, donde el club de Waterpolodonostia ha representado a la ciudad de San Sebastián y desde aquí agradecemos a Donosti Festak que contará con nuestro club para representar a la ciudad de San Sebastián en este acto de hermanamiento. Si nos invitan otro año, estamos seguros de que podremos ganar!!!


Comments are closed.