Noticias

Run & Gun

29 Abr , 2017  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Play-Off VUELTA: CDN Bidasoa XXI (15) – CW Donostia (12)

4 – 1 | 4 – 2 | 4 – 4 | 3 – 5

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), Kaixpar Orlando (1), Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (3), Nahuel Gutiérrez (2), Asier Zabaleta, Íñigo Antín, Xabier González, Asier Agrelo, Iñaki Fernández (3), Aritz Alfonso.

Superioridades: 4/9
Inferioridades: 1/5
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 4/4

Ayer viernes, el equipo sénior masculino disputó la vuelta de la primera eliminatoria de los play-off. En un partido eléctrico donde los ataques se impusieron claramente a las defensas, nuestros jugadores cayeron derrotados ante el conjunto del CDN Bidasoa XXI. Sin duda, los dos primeros cuartos decidieron el resultado final ya que los locales adquirieron una ventaja de cinco goles (8 – 3) difícil de revertir. En el primer periodo, a pesar de empezar marcando, no fuimos capaces de controlar. De hecho, encajamos cuatro goles en dos minutos. Por un lado, los ataques no terminaban de funcionar perdiendo, incluso, algún que otro balón en el arco. Por otro, en defensa, continuos desajustes en la defensa al hombre propiciaron que el boya rival finalizara la mayoría de las veces a placer. Si defendemos al hombre, defendemos al hombre. Marcaje individual a todo el campo propio. Eso implica que hay que estar activo y agobiar todo lo posible tanto al poseedor del balón como a los jugadores que no lo tienen. Si uno de los cinco que defienden alguna de las posiciones de arco se relaja, aunque sea un suspiro, implica que su par puede recibir con relativa comodidad y, por tanto, dispone de uno o dos segundos para decidir qué hacer con el balón. ¿Y qué hacían los locales cada vez? Buscar a su boya. Ya fuera desde los extremos para un palmeo a placer o desde posiciones exteriores para darle un pase a la mano previo desplazamiento. Una jugada tras otra, un gol tras otro. Resumen, terminamos el tiempo con un parcial en contra de 4 – 1. En la segunda parte, más de lo mismo. En defensa, falta de contundencia. En ataque, si bien hubo más tranquilidad en la circulación, no se inquietaba con asiduidad. Resultado, parcial casi calcado al del primer tiempo (4 – 2). Por suerte, con el cambio de campo, reaccionamos. Lejos de rendirnos, seguimos peleando y cuajamos un buen tercer tiempo. Aunque seguimos teniendo problemas para ajustar la defensa, en ataque encontramos nuestro ritmo y mejoramos mucho la eficacia (4 – 4). En la última parte, con poco que perder, al igual que hiciéramos en el encuentro de ida, se optó por una defensa a líneas para intentar crear situaciones rápidas de superioridad en las transiciones y recuperar distancias. Gracias a la mayor convicción en su ejecución, esta vez sí que le sacamos partido. Generamos tanto contragolpes de 2X1 o 3X2 como situaciones de superioridad en segunda línea (al salir con ventaja obligábamos a igualar y eso hacía que la segunda oleada llegara con opciones de finalizar). Tres goles en los dos primeros minutos y otros dos en los instantes finales pusieron picante a la contienda (puedieron ser más si el último pase hubiera sido en tiempo y forma). Lástima que no pudiéramos cerrar el grifo en defensa y recibiéramos otros tres tantos. Conclusión, queda claro que en partidos de ida y vuelta tenemos más que perder que ganar. No obstante, cada vez disponemos más recursos ofensivos que nos permiten no depender exclusivamente de una defensa superlativa. Todo gracias al trabajo diario de los jugadores por mejorar y crecer. Enhorabuena por el esfuerzo (en el partido y en el día a día). Seguimos.


Comments are closed.