Noticias

Tempo

14 Mar , 2017  

Liga Euskal Herria Juvenil Masculina

Fase II Jornada 3: Askartza Claret (10) – CW Donostia (4)

4 – 1 | 1 – 0 | 4 – 3 | 1 – 0

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), Koldo Domínguez, Javier Zulaica, Daniel Zulaica (2), Asier Zabaleta, Ander Iñarra (1), Iñigo Antín, Jon A. Villaverde, Jon Aranburu.

Superioridades: 1/6
Inferioridades: 1/1
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El pasado sábado, el equipo juvenil masculino disputó su primer partido de la segunda fase de la Liga Euskal Herria Juvenil Masculina. En dicha fase, se miden los cuatro mejores equipos de la primera ronda y luchan por una de las plazas para el Campeonato de España de la categoría. Por tanto, son duelos que aseguran nivel y emoción a partes iguales. El compromiso inaugural era ante el primer clasificado del grupo dos, la escuadra de Askartza Claret. Los vizcaínos terminaron invictos la primera ronda, cediendo sólo un empate en la última jornada cuando ya estaban clasificados con primeros de grupo. Por tanto, nuestro primer partido era ante un rival fuerte y candidato a todo. Conscientes de ello, saltamos al agua con las ideas claras y muy concentrados. De hecho, en la primera posesión abrimos el marcador con un buen lanzamiento después de un par de movimientos sin balón. Es decir, pausa y tranquilidad para cocinar una ocasión de gol. Sin embargo, no supimos seguir por ese camino y dejamos que los locales nos impusieran su ritmo. En apenas tres minutos, fruto de un waterpolo de ida y vuelta, encajamos un parcial de tres a cero que, unido al gol recibido en inferioridad a mediados del cuarto, dejaba el luminoso en un preocupante 4 – 1. Por suerte, en el segundo periodo supimos entender que ese camino, el de intensidad por encima de control y juego, nos llevaba a un precipicio. Por ello, intentamos calmar el partido focalizando todos nuestros esfuerzos en jugar unos buenos ataques posicionales para obligar a los vizcaínos a defender con los cinco sentidos y, por tanto, paralizar sus posibles contragolpes. Si bien lo conseguimos, sólo recibimos un gol en todo el cuarto, no pudimos perforar ni una sola vez la meta rival. Consecuencia, al llegar al descanso, la distancia en el marcador había aumentado (5 – 1). Lejos de desanimarnos, seguimos peleando cada acción. Gracias a ello, redujimos ligeramente la diferencia en el electrónico (7 – 4). Por desgracias, dos goles en el último minuto del tercer tiempo nos dejaron muy tocados (9 – 4). Con todo en contra, se afrontó la última parte con orgullo. Otra vez frenamos los contragolpes rivales, pero, una vez más, no pudimos sumar tantos a nuestro casillero. Una lástima, porque terminar perdiendo por una diferencia de seis goles siempre te deja mal sabor de boca. No obstante, desde nuestro punto de vista, demasiado castigo. Analizando el partido en su conjunto, está claro que ese primer cuarto donde dejamos que nos marcaran el tempo de juego fue clave puesto que permitió a nuestro contrincante gestionar el marcador, obligándonos a remar a contracorriente la mayor parte del duelo. Un mayor control y algo más de acierto en los lanzamientos (hicimos un 16% en superioridades) habrían, quizás, igualado las cosas. Por tanto, habrá que continuar trabajando duro en cada sesión de entrenamiento para seguir creciendo, tanto individualmente como, sobre todo, de forma colectiva. Seguro que si lo hacemos, conseguiremos reducir las diferencias poco a poco. Como siempre decimos, el entrenamiento constante termina por marcar la diferencia. Enhorabuena por el esfuerzo y la entrega.


Comments are closed.