Noticias

Cargando…

12 Mar , 2017  

Liga Euskal Herria Cadete Masculina

Fase II Jornada 5: DN Portugalete (20) – CW Donostia (4)

6 – 1 | 3 – 2 | 7 – 1 | 4 – 0

Jon A. Villaverde (3), Oier Piñeiro, Íñigo Juaristi, Xabier Aranzábal, Julen Espila, Aitor Zaldua, Jokin Soroa, Julen Pazos (1).

Superioridades: 1/5
Inferioridades: 0/2
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

Ayer sábado, el equipo cadete masculino, al igual que el resto del club, se desplazó a Vizcaya para jugar su compromiso liguero. En lo que era la quinta jornada de la segunda fase, nuestros chicos salieron derrotados de su enfrentamiento con DN Portugalete. En un partido con altibajos, no supimos cerrar correctamente las transiciones defensivas, hecho que nos penalizó de sobremanera. Una lástima, ya que, poco a poco, se empiezan a tener las cosas más claras en ataque. Si bien es cierto que todavía nos falta mucha fluidez en la circulación de balón, éste ya se mueve con más criterio. Es más, hemos sabido atacar con solvencias las diferentes defensas zonales que nos han propuesto nuestros rivales en los últimos encuentros. Es decir, que vamos consiguiendo que la circulación de la pelota y los movimientos de los hombres sin balón tengan coherencia entre sí. El siguiente paso tiene que ser empezar a definir. Para ello, habrá que intentar mejorar los aspectos técnicos. Algo que requiere voluntad, ya que, a veces, obliga a cambiar patrones de movimiento y no siempre es fácil (al principio se pierde efectividad por la readaptación). Por otro lado, también es importante seguir haciendo hincapié en desarrollar las aptitudes físicas. Aunque ya hemos empezado, necesitamos mantener el ritmo y ser muy perseverantes. Adquirir las condiciones físicas óptimas para jugar un deporte tan duro con el waterpolo, demanda una constancia germánica. Como ya explicamos, muchos apartados de nuestro juego se ven lastrados por ese déficit. Mientras nos dura la energía, cuajamos buenos minutos y somos competitivos. Cuando se nos termina, somos como el rival del conejo Duracell, siempre llegamos tarde. De ahí que no quede otra que continuar trabajando duro día a día. Nada de decaer. El trabajo está y se nota. Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir.


Comments are closed.