Noticias

Estoicos

6 Mar , 2017  

Liga Euskal Herria Cadete Masculina

Fase II Jornada 4: CW Navarra (20) – CW Donostia (3)

5 – 3 | 5 – 0 | 8 – 0 | 2 – 0

Erik Pérez, Jon A. Villaverde (3), Oier Piñeiro (1), Íñigo Juaristi, Xabier Aranzábal, Julen Espila, Aitor Zaldua (1), Jokin Soroa, Julen Pazos.

Superioridades: 1/2
Inferioridades: 1/4
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

Ayer domingo, el equipo cadete masculino, al igual que el combinado infantil mixto, también se desplazó a Pamplona para disputar la cuarta jornada de la segunda fase de la Liga Euskal Herria. En un buen partido, teniendo en cuenta nuestras posibilidades y el nivel del rival, nos faltó gasolina para pelear durante más tiempo. Así de sencillo. Mientras hubo combustible en el depósito, primer cuarto, pudimos jugar y competir (5 – 3). Cuando se iluminó el piloto de reserva, sencillamente, nos arrollaron (15 – 0). Con esto no queremos decir que los locales se impusieran únicamente por su mejor condición física, está claro que como conjunto están un par de peldaños por encima técnica y tácticamente, si no que es un defecto nuestro que tenemos que intentar solucionar lo antes posible. Por suerte o por desgracia, el waterpolo es un deporte extremadamente exigente en el apartado físico. Hay que ser prácticamente un superhéroe para poder jugarlo. De ahí la necesidad de mentalizarnos de la importancia de mejorar esta faceta para poder explotar todo nuestro potencial. Aunque en un deporte de cooperación-oposición de campo compartido lo fundamental siempre será cómo se procesa la información, está claro que en el nuestro una buena aptitud física es esencial. Sin ella, no tienes nada que hacer. Salvando se hándicap, es de recibo mencionar el cambio de actitud que se está observando de un tiempo a esta parte. Por fin, saltamos a la piscina con la intención de dar todo lo que tenemos, a sabiendas de que con casi toda certeza saldremos derrotados aunque luchemos hasta la última gota de sangre. Esa actitud estoica, serna ante la más que probable “desgracia”, es imprescindible para mejorar. Aunque no sea apreciable, acostumbrarse a pelear siempre más allá de las circunstancias, será un valor añadido cuando entablemos batallas de igual a igual. Como se suele decir, será un intangible muy valioso. Por ello, tenemos que seguir. Día a día, entrenamiento tras entrenamiento. Enhorabuena por el trabajo y a seguir entrenando duro día a día.


Comments are closed.