Noticias

Sin fortuna

11 Feb , 2017  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 14: Eirbarko Urbat IKE (8) – CW Donostia (6)

1 – 3 | 2 – 2 | 5 – 1 | 0 – 0

Antoxon Gracenea, Asier de Santos (1), Asier Zabaleta, Javier Zulaica, Daniel Zulaica, Nahuel Gutiérrez (2), Aitor Zabaleta (2), Ander Iñarra, Xabier González, Asier Agrelo (1), Iñaki Fedz. de Gorostiza, Íñigo Antín.

Superioridades: 2/5
Inferioridades: 2/6
Penaltis a favor: 0/1
Penaltis en contra: 1/1

Hoy sábado, el equipo sénior masculino se desplazó a Eibar para disputar la decimocuarta jornada de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. En un partido intenso y muy duro, nuestros jugadores no pudieron traer puntos a casa, si bien cuajaron un encuentro de notable. Al igual que ocurriera en el anterior compromiso liguero, una defensa compacta y sin fisuras hizo que sólo concediéramos un gol a nuestro oponente en el primer periodo. Para redondear esta gran labor, tras unos minutos de tanteo, en ataque desplegamos un juego vistoso y efectivo. Muy activos siempre, tanto con balón como sin él, logramos perforar en tres ocasiones la meta rival. Tal era la superioridad, que los locales se vieron obligados a solicitar un tiempo muerto para tratar de evitar que siguiéramos dominando el duelo. No sirvió de mucho ya que sólo la falta de acierto en las finalizaciones hizo que el marcador se quedara en un escueto (para lo propuesto por ambas escuadras) 1 – 3. En el segundo cuarto, más de lo mismo. Aunque los eibartarras recortaron distancias nada más empezar, seguimos dominando, logrando otro parcial de 0 – 2 que ponía en el luminoso un más que merecido 2 – 5. Cuando parecía que todo acabaría así, los locales conseguían, a falta de veintitrés segundos, recortar distancias gracias a una superioridad numérica (3 – 5). En resumen, durante las dos primeras partes, controlamos el enfrentamiento de forma clara. Sólo se echó de menos algo más de precisión para haber puesto más tierra de por medio en el luminoso. Por desgracia, en la reanudación, todo este trabajo se desvaneció en apenas cuatro minutos. Salida en tromba de los locales, que jugaron al límite, y parcial en contra de 4 – 0. Un penalti, una superioridad y dos contragolpes fueron suficientes para borrar de un plumazo todo lo sucedido con anterioridad. Sin saber muy bien cómo, recibimos cuatro zarpazos que nos dejaron muy tocados (7 – 5). No obstante, supimos sobreponernos y recortar distancias (7 – 6). Lástima que otra pérdida a falta de poco más de un minuto permitiera a nuestro contrincante volver a ponerse dos tantos arriba (8 – 6). En el último tiempo, con los dos equipos justos de fuerzas, no hubo goles. Si bien intentamos darle la vuelta a la situación, la falta de eficacia en los lanzamientos lo impidió. A pesar de disponer de ocasiones suficientes para haber volteado el electrónico, no fuimos capaces de transformar ni una sola. Una lástima, porque al igual que sucediera en el primer y segundo periodo, volvimos a ser superiores. En definitiva, desde nuestro punto de vista, la derrota fue demasiado castigo para lo visto hoy en Eibar. No obstante, como siempre, se gane, se pierda o se empate, enhorabuena. El trabajo está ahí y se nota. Ahora, a seguir entrenando duro día a día.


Comments are closed.