Noticias

Nos desinflamos

19 Dic , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 11: Getxo IW (8) – CW Donostia (7)

1 – 2 | 1 – 2 | 3 – 2 | 3 – 1

Erik Pérez, Asier de Santos (1), Asier Zabaleta, Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (3), Nahuel Gutiérrez, Aitor Zabaleta, Ander Iñarra (1), Xabier González, Asier Agrelo, Iñaki Fedz. de Gorostiza, Oier Mujica, Jon Aranburu.

Superioridades: 2/5
Inferioridades: 0/3
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

El pasado sábado, el equipo sénior masculino se desplazó a Vizcaya para jugar la última jornada de la primera vuelta de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. Esperando en la pileta del Polideportivo Fadura, la escuadra de Getxo IW, que había marcado la cita en rojo. Por tanto, encuentro de alto voltaje. El choque comenzó bien para nuestros intereses, ya que, a diferencia de la jornada anterior, éramos capaces de perforar la meta rival en el segundo acercamiento. Sin embargo, duró poco la alegría (dicen que pasa a menudo en la casa del pobre), puesto que los locales empataban en la siguiente jugada. A pesar de ello, conforme iba avanzando el cuarto, poco a poco, nos hicimos con el dominio del juego. Se crearon ocasiones en ataque para sumar más goles a nuestro casillero y se consiguió maniatar al rival en defensa, pero no terminamos de definir en la finalización. Consecuencia, el primer parcial terminó con un ajustado 1 – 2. El segundo periodo fue bastante similar. Defensa contundente que neutralizaba bastante bien la propuesta de nuestro rival y ataque organizado donde se lanzaba con cierta asiduidad. Pero al igual que en el tiempo anterior, poca efectividad. Una verdadera lástima, porque se podía haber “sentenciado” la contienda. Además de todos los lanzamientos en igualdad, se dispuso de tres superioridades numéricas (1/3). No aprovechamos lo que generamos y nos quedamos, otra vez, en un exiguo 1 – 2. Si bien ponía un favorable 2 – 4 en el luminoso, no colmaba nuestras expectativas. Con la sensación de haber perdonado más de lo conveniente, nos adentramos en la segunda mitad. A diferencia de los dos primeros cuartos, la defensa dejó de ser nuestro baluarte. Cierto es que los locales salieron con una marcha más, pero tampoco propusieron nada que no hubiéramos sabido contrarrestar antes. Más bien, algunos desajustes y despistes puntuales posibilitaron que los de Getxo marcaran tres goles en apenas cuatro minutos. Es decir, pasamos de encajar una media de un gol cada ocho minutos a recibir casi un gol por minuto. Menos mal que conseguimos anotar los dos goles de rigor y “salvar los muebles” (5 – 6). Por tanto, entramos al último “round” con vida. Por desgracia, volvimos a encajar tres goles y, definitivamente, se nos apagó la luz en ataque (parecía que la munición se nos hubiera acabado). Resumen, se pudo matar durante la primera parte, se indultó y terminamos pagándolo caro. De ahí la mala sensación que se nos quedó a todos cuando sonó la bocina final. Normal. El esfuerzo fue titánico y se hicieron méritos suficientes como para puntuar. No obstante, esto es deporte y la derrota siempre es posible (nadie es infalible). Más que nunca, enhorabuena por el esfuerzo. Se intentó con energía, poniendo todo y más en el terreno de juego, pero no hubo fortuna. Sólo queda seguir trabajando duro día a día para mejorar.


Comments are closed.