Noticias

In Crescendo

5 Dic , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 9: CD Larraina (5) – CW Donostia (8)

1 – 2 | 2 – 4 | 0 – 1 | 2 – 1

Antxon Gracenea, Asier de Santos, Kaipar Orlando, Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez (2), Aitor Zabaleta (1), Ander Iñarra, Xabier González, Asier Agrelo, Iñaki Fedz. de Gorostiza (1), Jon Aranburu (1), Jon A. Villaverde.

Superioridades: 1/4
Inferioridades: 2/8
Penaltis a favor: 1/1
Penaltis en contra: 1/1

Este domingo, el equipo sénior masculino volvió a sumar los tres puntos. En un palpitante duelo con CD Larraina, nuestros jugadores lograron imponer su juego y doblegar al conjunto navarro. La contienda comenzó de cara, llevando la iniciativa en ataque y conteniendo con solvencia el juego rival. Gracias a ello, apenas habían transcurrido tres minutos, el electrónico reflejaba un 0 – 2. Eso sí, a diferencia del choque anterior, supimos mantener la concentración en defensa hasta el final, no permitiendo que nuestro rival igualara el marcador. De hecho, sólo encajamos en una inferioridad numérica. En el segundo periodo, recital de goles. Ambas escuadras pusieron una marcha más y deleitaron al público asistente con un juego eléctrico y goles, muchos goles. Si bien empezamos marcando, los pamploneses no bajaron en ningún momento los brazos. Aunque siempre fuimos por delante con diferencias de, al menos, dos goles, no conseguimos despegarnos, llegando al ecuador de la contienda con un ajustado 4 – 6. En el tercer parcial tocó sufrir. Los locales echaron en resto y nos crearon muchísimos problemas. Sin apenas opciones en ataque, no conseguíamos finalizar ninguna jugada, y con claros problemas en defensa para contener el vendaval, casi siempre tuvimos que defender en inferioridad debido a las expulsiones recibidas; nos encomendamos a la épica y conseguimos salvar la bola de partido. Todo gracias a no perder los nervios en ningún momento, ya que supimos mantener la cabeza fría cuando el encuentro se puso caliente. Resultado, un solo gol a favor, pero cero en contra (importantísimo agarrarse a una buena defensa cuando el ataque no fluye). En el último tiempo, con el partido encarrilado, no supimos explotar la situación. Con los locales anímicamente rotos, no atinamos a matar el partido. Nos faltó instinto asesino. Con cinco goles de ventaja y todo de cara para seguir aumentado la distancia en el electrónico, uno tiene que intentar rematar la faena (cuando es al revés, nadie te perdona). Aun así, gran trabajo coral. Parece que, poco a poco, las ideas van calando. Por supuesto, todavía quedan muchísimas cosas que mejorar. Por ejemplo, seguimos algo negados en las superioridades numéricas (25%) y con menos fluidez de la que nos gustaría en el juego estático (descoordinación de movimientos y circulación de balón). Por todo esto, como se dijo en la anterior crónica, siempre hay que alegrarse cuando el resultado es favorable, mas nunca se puede perder de vista el objetivo marcado. El nuestro, mejorar semana a semana para hacer evolucionar nuestro juego a medio y largo plazo. Esa es nuestra meta. Calma y a seguir entrenando duro cada día.


 


Comments are closed.