Noticias

Donostia Unchained

27 Nov , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 8: CDN Bidasoa XXI (6) – CW Donostia (8)

2 – 2 | 3 – 5 | 0 – 1 | 1 – 0

Antxon Gracenea, Asier de Santos, Asier Zabaleta, Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez (2), Aitor Zabaleta (1), Ander Iñarra, Xabier González, Asier Agrelo, Iñaki Fedz. de Gorostiza (1), Jon Aranburu (1), Oier Mujica.

Superioridades: 1/6
Inferioridades: 2/6
Penaltis a favor: 1/1
Penaltis en contra: 0/1

Ayer sábado, el equipo sénior masculino se reencontró con la victoria después de seis jornadas sin sumar. En un emocionante duelo con CDN Bidasoa XXI, nuestros jugadores lograron el premio que tanto se les había resistido en anteriores ocasiones. Sin duda, su trabajo diario a lo largo de estos meses bien lo merecía. La contienda comenzó de cara, llevando la iniciativa en ataque y conteniendo con solvencia el juego rival. Gracias a ello, a mediados del primer cuarto el electrónico reflejaba un 0 – 2. Sin embargo, dos despistes puntuales en el marcaje de boya, posibilitaron que los locales empataran (2 – 2). En el segundo periodo, recital de goles. Ambas escuadras pusieron una marcha más y deleitaron al público asistente con un juego eléctrico y goles, muchos goles. Aunque el cuarto empezó con un intercambio de golpes, a falta de poco más de un minuto, los nuestros se desencadenaron y firmaron tres tantos que noquearon por completo a los iruneses. Por primera vez en mucho tiempo, se llegaba al ecuador del partido con ventaja en el luminoso. Por fin, el buen hacer tenía su recompensa. Conscientes de ello, se apretó los dientes con fuerza en el tercer parcial. Si bien el ataque no se mostró igual de resolutivo que en el cuarto anterior, la defensa rayó a un gran nivel, dejando a cero el contador de nuestros contrincantes (5 – 8). En el último tiempo, los nervios atenazaron a ambos equipos. A los locales porque no conseguían recortar distancias en el marcador. A nosotros, porque la posibilidad de volver a puntuar después de seis derrotas seguidas nos dio mucho vértigo. Esto hizo que el cuarto estuviera cargado de imprecisiones por ambas partes, proliferando el desorden. Fue imposible ver ataques estáticos bien ejecutados o transiciones ofensivas con criterio. Incluso las superioridades numéricas tuvieron ejecuciones poco ortodoxas. No obstante, el hecho de no bajar la guardia en defensa fue suficiente para no perder la ventaja adquirida, sellando una sufrida victoria que supone una bocanada de aire. Ahora bien, como dijo Juan Manuel Lillo (entrenador de fútbol): “Mirando para abajo hemos ido para arriba. A ver si mirando hacia arriba vamos a empezar a ir para abajo”. Es decir, siempre hay que alegrarse cuando el resultado es favorable, mas nunca se puede perder de vista el objetivo marcado. El nuestro, mejorar semana a semana para hacer evolucionar nuestro juego a medio y largo plazo. Esa es nuestra meta. Calma y a seguir entrenando duro cada día.


Comments are closed.