Noticias

Bajo control

14 Nov , 2016  

Liga Euskal Herria Juvenil Masculina

Jornada 2: Club Waterpolo Donostia (14) – CDN Bidasoa XXI (8)

4 – 2 | 4 – 2 | 3 – 2 | 3 – 2

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), Koldo Domínguez, Javier Zulaica (2), Daniel Zulaica (3), Oier Mujica (1), Asier Zabaleta (1), Ander Iñarra (4), Julen Pazos, Jon A. Villaverde (1), Jon Aranburu (1), Iñigo Antín.

Superioridades: 4/7
Inferioridades: 5/8
Penaltis a favor: 1/1
Penaltis en contra: 1/1

El sábado pasado, el equipo juvenil masculino disputó la segunda jornada de la liga regional, recibiendo en las Piscinas Paco Yoldi a la escuadra del CDN Bidasoa XXI. En un partido serio, nuestros chicos impusieron su juego y dominaron de inicio a fin, logrando su segunda victoria de la temporada. Comenzaron bien las cosas para nuestros intereses, ya que a mediados del primer periodo el marcador reflejaba un claro 3 – 0. Una sorprendente solvencia en defensa y ataques pausados donde la pelota circulaba con bastante criterio desarmaron por completo a nuestros rivales, que sin apenas darse cuenta llevan en su cuenta un saldo negativo. Sin embargo, un par de despistes defensivos propiciaron que los visitantes se metieran en el partido y redujeran a un solo tanto la diferencia. El cuarto terminaba con un gol tras una buena circulación en un hombre de más que ponía cierta distancia en el luminoso pero que no tranquilizaba. Si bien parecía que por juego podíamos dar mucho más, lo cierto es que no acabábamos de aprovechar todos nuestros recursos. El segundo tiempo comenzaba mal. Desconexión total y gol en contra en la primera defensa. El buen hacer que se había visto durante los primeros compases del duelo se volatilizó por completo. Parecía que queríamos hacer lo mismo pero con menos. Mala táctica siempre. Una vez se recuperó la concentración, todo regresó a su cauce y volvimos a imponernos con un parcial de 4 – 2 (8 – 4). En el inicio del tercer periodo se encajaba, otra vez, un gol en la primera jugada. A pesar de ello, al igual que en el tiempo anterior, se aumentó la intensidad y se solventó el parcial con una diferencia favorable, 3 – 2, para un global de 11 – 6. El último cuarto comenzó como el segundo y el tercero, recibiendo un gol en el primer ataque. Dato sorprendente pero a tener muy en cuenta para futuros compromisos ya que denota una clara falta de concentración. Máxime cuando en los siguientes tres minutos se consigue perforar hasta en tres ocasiones la meta rival. Lo dicho, durante todo el encuentro dio la sensación de estar jugando con el freno de mano puesto, llegado, en ocasiones, a especular con el resultado. Idea poco inteligente si se quiere mejorar a medio y largo plazo. Tenemos que acostumbrarnos a ir con todo, independientemente del resultado. Saltar al agua y pelear cada balón como si fuera el último, vayamos ganando o perdiendo. En definitiva, ser un martillo pilón infatigable capaz de someter hasta el metal más duro. Enhorabuena por el trabajo, aunque fuera inconstante, y a seguir entrenando duro día a día.


Comments are closed.