Noticias

El Fortín de San Bartolomé

13 Nov , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 6: Waterpolo 98 02 (7) – Club Waterpolo Donostia (1)

1 – 0 | 2 – 0 | 2 – 0 | 2 – 0

Antxon Gracenea, Asier de Santos, Jon Aranburu (1), Javier Zulaica, Daniel Zulaica, Nahuel Gutiérrez, Aitor Zabaleta, Ander Iñarra, Xabier González, Asier Agrelo, Iñaki Fedz. de Gorostiza, Oier Mujica, Aritz Alfonso.

Superioridades: 0/1
Inferioridades: 1/4
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

Ayer sábado, el equipo sénior masculino viajó a Pamplona para disputar la sexta jornada de la liga regional. Al igual que ocurriera en la anterior visita, no pudimos sumar. Si en el primer desplazamiento fue el CW Navarra el que privó de la victoria a los nuestros, esta vez fue la escuadra del WP 98 02 la que se quedó los tres puntos en juego. Los pamploneses, colíderes invictos de la categoría, no perdonaron nuestra falta de acierto en ataque y construyeron su triunfo sin prisa pero sin pausa. Una verdadera lástima, ya que se saltó al agua con actitud y ganas de competir el choque. Por desgracia, si bien en defensa se cuajó un partido portentoso (se rozó la perfección), en ataque las ideas no fluyeron todo lo bien que nos hubiera gustado. Desde el primer periodo se vio que habría muchos problemas para perforar la meta rival. Los navarros plantearon diferentes zonas (casi siempre por varias posiciones a la vez) que secaron por completo nuestro ataque. Sin duda, faltó paciencia y criterio para abordarlas. En ocasiones, pecamos de cierta precipitación que provocó pérdidas y contras rivales. En otras, si bien se trabajó con calma, no se conseguía dar coherencia, faltando casi siempre complicidad entre los movimientos sin balón y la circulación de éste por las diferentes posiciones del arco. En definitiva, un asedio infructuoso que generó mucha impotencia en nuestras filas y terminó por desquiciarnos a todos. Una vez más, los locales hicieron gala de su experiencia y saber hacer para imponerse sin florituras pero con mucha practicidad. No en vano, sólo han cedido un empate en lo que va de competición. La nota positiva, la gran intensidad con la que se aplicó la defensa al hombre. De hecho, conseguimos empeorar en gran medida su fluidez, obligándoles a terminar las jugadas con lanzamientos exteriores después de falta con la posesión rozando el cero o buscando emparejamientos favorables en las dobles boyas. Generaron ocasiones, como es normal, pero tuvieron que trabajárselas bastante. El aspecto negativo, las dudas a la hora de atacar la zona. Está claro que aún estamos empezando la temporada y que algunos cambios en la forma de plantear los partidos pueden provocar una merma a corto plazo en el rendimiento. No obstante, dejando de lado la mencionada falta de claridad, se echó de menos algo más de confianza tanto en el último pase como en las finalizaciones. Es obvio que no podemos pretender romper una zona a base de “terribles lanzamientos” y necesitamos movernos sin balón para despejar la jugada, mas si hay que tirar, se debe tirar con seguridad. Como dijo el escritor, filósofo y poeta estadounidense Ralph Waldo Emerson: “La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”. Por tanto, trabajemos día a día con la fuerte convicción sobre la valía de nuestras capacidades. Enhorabuena por el esfuerzo y a seguir entrenado duro.


Comments are closed.