Noticias

A Nightmare on Elm Street

6 Nov , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 5: Club Waterpolo Donostia (8) – Eirbarko Urbat IKE (12)

2 – 3 | 2 – 3 | 1 – 4 | 3 – 2

Antxon Gracenea, Asier de Santos (1), kaixpar Orkando, Javier Zulaica (1), Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez (1), Aitor Zabaleta, Ander Iñarra (1), Xabier González, Asier Agrelo (1), Iñaki Fedz. de Gorostiza (1), Oier Mujica, Asier Zabaleta (1).

Superioridades: 4/8
Inferioridades: 6/9
Penaltis a favor: 1/1
Penaltis en contra: 1/1

Hoy sábado, el equipo sénior masculino ha disputado la quinta jornada de la Liga Euskal Herria de Primera División Masculina. En un partido extraño, nuestros jugadores no han podido doblegar a la escuadra del Eirbarko Urbat IKE. En el primer cuarto, ambos combinados se han tanteado mutuamente. Durante los compases iniciales del choque parecía que nadie quería cometer errores, intentando con ello no facilitar las cosas al oponente. No obstante, si bien siempre es bueno tener la calma suficiente para no precipitarse, quizás hoy nos hemos pasado de frenada. Mientras los visitantes han sabido sacar rédito de este juego pausado, nosotros nos hemos diluido en él. Hemos confundido jugar con tranquilidad en la circulación de balón con relajarnos en la faceta defensiva o no hacer las transiciones ofensivas con rapidez. Se podría decir que hemos querido dormir el partido, pero, por momentos, el partido nos ha dormido a nosotros. A pesar de ello, se ha sacado el cuarto adelante, llegando a la última posesión del mismo con opciones de empatar. Por desgracia, no hemos podido transformar la superioridad y el periodo ha terminado con un 2 – 3 favorable a los eirbartarras. En el segundo tiempo, una primera acción fulgurante hacía presagiar que habría un cambio de tendencia. Gran intensidad en defensa que ha favorecido un robo de balón y la consiguiente salida a la contra, permitiéndonos poner las tablas en el luminoso y recuperar confianza. Sin embargo, en dos fatídicos minutos y sin explicación aparente, hemos encajado un demoledor parcial de 0 – 3 que nos ha dejado muy tocados. Sinceramente, algo difícil de asimilar viendo lo propuesto por uno y otro equipo. Si bien no se estaba desplegando el mejor juego de la temporada, el rival tampoco imponía el suyo. ¿La diferencia? Los visitantes han sabido exprimir al máximo nuestros deslices, percutiendo una y otra vez sobre nuestros fallos con una eficacia inusitada. Prueba de ello han sido la cantidad de situaciones en inferioridad en primera línea que ha habido que defender. Malas decisiones en ataque han propiciado acciones de 2X1 o 3X2 que minaban cualquier opción de recuperar el vuelo. Todo ello hacía que no hubiera buenas sensaciones, pero a base de coraje y trabajo se ha logrado minimizar daños y llegar al descanso con sólo dos goles de desventaja (4 – 6). El tercer tiempo se ha comenzado con propósitos de enmienda. Tranquilidad bien entendida, intensidad física pero paciencia con la pelota, que generaba buenas ocasiones en ataque y secaba las incursiones del rival. Lamentablemente, la falta de eficacia unida a pequeños desajustes en defensa ha terminado por finiquitar las opciones de luchar por los puntos. Parcial de 1 – 4 que dejaba el choque prácticamente sentenciado. En el último cuarto, con el partido ya roto, hemos encajado otro parcial de 0 – 2 que ponía en el electrónico un nada justo 5 – 12. Por suerte, si bien estamos observando que la irregularidad es una tónica en nuestro juego, lo que nunca falta es espíritu de lucha. En apenas un minuto y medio, se han marcado tres goles (el cuarto no ha llegado por poco), algo que ha dejado patente que por poder, se puede. En definitiva, que hay potencial para ser competitivos. Eso sé, debemos conseguir ajustarnos bien para lograr ser constantes. Aspectos negativos, con poco nos han hecho mucho daño, algo que no hemos sabido asumir y nos ha llevado a entrar en un bucle negativo. Como estar dentro de una pesadilla y no poder despertar. La nota positiva, que cuando estamos tranquilos, logramos ventajas y arreglamos desventajas entre todos. Costará, porque es mucho más difícil interpretar el juego de forma colectiva que individual, pero entender que lo más importante en un deporte colectivo es aprender a interactuar con los compañeros para generar o destruir nos hará llegar más lejos. Por eso, tenemos que seguir por misma senda y aprovechar al máximo cada sesión. Como se ha comentado en anteriores ocasiones, a tenor de los resultados que se están dando, parece que la liga va a estar muy apretada. Con trabajo, esfuerzo y constancia, podremos pelear cada compromiso sin miedo alguno. Ánimo y a seguir entrenando duro.


Comments are closed.