Noticias

Desconexiones inoportunas

16 Oct , 2016  

Liga Euskal Herria Sénior Masculina

Jornada 2: Club Natación Askartza (13) – Club Waterpolo Donostia (11)

2 – 3 | 4 – 2 | 4 – 3 | 3 – 3

Antxon Gracenea, Asier de Santos (2), Jon Aranburu, Javier Zulaica, Daniel Zulaica (1), Nahuel Gutiérrez (1), Aitor Zabaleta (1), Ander Iñarra, Xabier González, Asier Agrelo (1), Iñaki Fedz. de Gorostiza (4), Oier Mujica, Asier Zabaleta (1).

Superioridades: 5/10
Inferioridades: 6/8
Penaltis a favor: 0/0
Penaltis en contra: 0/0

Ayer sábado, el equipo sénior masculino se desplazó a Leioa para disputar la segunda jornada de la liga regional. En frente, uno de los favoritos al título, CN Askartza. Si bien se trataba de un choque complicado por la calidad del rival, hoy por hoy el club lezotarra es una de las referencias waterpolísticas de Euskadi, nuestros jugadores saltaron al agua con la intención de hacer un buen papel y exigir el máximo a los vizcaínos. No obstante, un inicio incierto, donde se encajaron dos goles en un minuto, hizo pensar que los locales se marcarían un paseo marcial. Nada más lejos de la realidad. Aunque su salida en tromba cogió a los nuestros algo faltos de tensión, una vez se calmaron los nervios, el juego de los azules empezó a fluir. La precipitación en la circulación de balón en el ataque estático que había propiciado los dos contragolpes cesó, dando paso a un juego más pausado que intentaba encontrar ventajas en emparejamiento concretos. Este hecho obligó a Askartza a multiplicar la intensidad de su defensa, recibiendo por ello cuatro expulsiones en poco más de tres minutos. A partir de estas superioridades, se transformaron tres de las cuatro, se puedo dar la vuelta al marcador, finalizando el primer cuarto con un ilusionante 2 – 3. Durante el segundo parcial, intercambio de golpes constante. Ambas escuadras deleitaron a los aficionados asistentes con un juego eléctrico, donde las posesiones casi nunca superaban los quince segundos y los ataques posicionales brillaban por su ausencia. En ese juego de ida y vuelta, el famoso “run and gun” del baloncesto estadunidense de mediados del siglo XX o de franquicias míticas como los Boston Celtic de Bill Russell o los Angeles Lakers de Magic Johnson, Askartza supo aprovechar mejor sus oportunidades de lanzamiento, endosando un parcial de 4 – 2 que dejaba el luminoso con un tanto a su favor, 6 – 5, al concluir el segundo periodo del choque. En definitiva, todo por decidir. Sin embargo, una ligera desconexión en los minutos iniciales de la tercera parte borró casi por completo las opciones de pelear el partido hasta el final. Un parcial de 2 – 0 abría una brecha de tres goles que se mantendría en mayor o menor medida hasta finales del último periodo. Aunque nunca se bajaron los brazos, en varias ocasiones se rebajó la diferencia a dos goles y jamás se superaron los tres en contra, parecía que la chispa de los dos primeros cuartos se había acabado. El alto ritmo del enfrentamiento durante la primera mitad pasó factura a nuestros intereses. Ejemplo de ello fue el aprovechamiento de las superioridades numéricas. De un gran 75% (3 de 4) se pasó a un flojo 33% (2 de 6). A pesar de todo, a falta de tres minutos, nuestros chicos exprimieron el poco combustible que les quedaba y lograron meter el miedo a los locales. Cuando sólo restaba un minuto y cuarenta segundos para el final, el tesón de los donostiarras había logrado reducir la distancia a un mísero gol. Por desgracia, una pérdida inoportuna a menos de un minuto, facilitaba un “one by one” contra nuestro portero que acababa en la red y cercenaba cualquier opción de puntuar. Cruel final para un gran partido. Por ello, una vez más, enhorabuena por el esfuerzo y la actitud mostrada. Como repetimos siempre, la meta es intentar mejorar en cada sesión. Paso a paso. Primeros objetivos, inculcar un mayor rigor táctico que dé solidez al ataque, ya sea posicional o en transición, y seguir trabajando el apartado de superioridades/inferioridades. Aunque se mejoró las cifras en las jugadas de hombre de más respecto a la jornada anterior, 50% de efectividad por 31%, todavía queda bastante margen. Sin ir más lejos, a diferencia de nosotros, Askartza aprovechó seis de las siete superioridades de las que dispuso (la octava fue una exclusión doble). A seguir entrenando duro.


Comments are closed.